¿HAS TENIDO UN ACCIDENTE EN EL TRABAJO?

¿UNA ENFERMEDAD O ACCIDENTE

NO TE PERMITE TRABAJAR?

 

Ponte en contacto con nosotros

y te asesoramos sin ningún compromiso 

 

    • Accidente de trabajo
    • Baja por enfermedad
    • Incapacidades
    • Indemnizaciones
    • Derechos del trabajador
    • Seguridad Social

INCAPACIDAD LABORAL

En JUAN CALVO ABOGADOS podemos asesorarte sobre todos los aspectos relativos a la incapacidad, ya sea temporal o permanente, y aclarar todas tus dudas así como reclamar en tu nombre si no estás conforme con el alta médica, la indemnización que proceda, etc.

Si has sufrido una modificación o alteración en tu salud que te impide trabajar tendrás muchas dudas sobre muchos aspectos, tales como el salario que vas a percibir durante la baja médica, el tiempo máximo que va a durar el estado de incapacidad, cómo y con quien tramitar la baja médica, qué hacer llegado el momento del alta médica, si te corresponde una indemnización, etc.

Clases de incapacidad laboral

Por incapacidad laboral se entiende cuando una persona no es capaz de llevar a cabo las funciones relativas a su puesto de trabajo con todas las garantías, por encontrarse inhabilitada para ello y, por tanto, la Seguridad Social regula diferentes tipos de incapacidad. 

Hay que distinguir entre Incapacidad Temporal (IT) e Incapacidad Permanente (IP).

La incapacidad temporal (IT) (art.169 LGSS) hace referencia a dos tipos de situaciones:

  • Las debidas a enfermedad común o profesional, y a accidente, sea laboral o no, mientras que el trabajador reciba asistencia sanitaria por parte de la Seguridad Social y se encuentre impedido para la realización del trabajo. La duración máxima de esta incapacidad temporal es de trescientos sesenta y cinco días, que pueden ser prorrogables por otros ciento ochenta días cuando se entienda que durante ese periodo el trabajador podrá ser dado de alta por curación.
  • Los periodos de observación por enfermedad profesional, dándose de baja en el trabajo durante dichos periodos. Su duración máxima es de 6 meses, que puede ser prorrogable por otros 6 meses en los casos en que se considere necesario.

Incapacidad temporal

La incapacidad temporal es la situación en la que como consecuencia de unas lesiones o enfermedades no puedes realizar la actividad laboral para que fuiste contratado o que realizas como trabajador autónomo.

Tienes que tener en cuenta que la incapacidad para trabajar es, en principio, temporal por lo que después de un tiempo con tratamiento médico corresponderá volver a incorporarte a tu puesto de trabajo.

Las causas para la incapacidad temporal son:

  • Enfermedad común
  • Accidente de trabajo
  • Accidente no laboral
  • Enfermedad profesional.


Beneficiarios y requisitos de la Incapacidad Temporal

Para solicitar la incapacidad Temporal tienes que se trabajador por cuenta ajena o autónomo los autónomos, en situación de alta o asimilada al alta (paro, paternidad, maternidad…).

Para la incapacidad temporal por enfermedad común será necesario haber cotizado un mínimo de 180 días dentro de los 5 años anteriores.

Para la incapacidad temporal por accidente o enfermedad profesional no se requiere un período mínimo previo de cotización.

 Prestaciones por incapacidad temporal

Por enfermedad común o accidente no laboral se tomará la cantidad de cotización por contingencias comunes del mes anterior a la baja, percibiendo un 60% de la base reguladora desde el día 4 hasta el 20 ambos incluidos. Desde el día 21 de baja en adelante, percibirás el 75% de la base reguladora.

No obstante, cada vez en más empresas y convenios colectivos se complementa hasta el 100%, es decir, se encargan de pagar ellos la diferencia desde el 60% y 75% hasta el total de la base reguladora por lo que deberemos tener en cuenta tu convenio colectivo y los acuerdos que estén firmados por tu empresa.

Por accidente de trabajo o enfermedad profesional

Para calcular la base reguladora debes sumar la base de contingencias profesionales del mes anterior a la baja sin horas extraordinarias más la cotización de las horas extraordinarias del año natural anterior.

El trabajador tendrá derecho al 75% de la base reguladora desde el primer día.

También aquí existen algunos Convenios Colectivos y Acuerdos de empresa que complementan la prestación por Incapacidad Temporal hasta el 100%.

Duración de la Incapacidad Temporal

El tiempo máximo de Incapacidad Temporal ordinaria es de un año, transcurrido el cual, se te citará para examen médico y valorar así tu situación. Se podrán dar tres situaciones distintas:

  • Declaración de alta médica por curación.
  • Proposición para declaración de incapacidad permanente.
  • Prórroga en tu estado de incapacidad temporal hasta un máximo de 180 días si existe previsión de mejoría y cura en ese plazo.

Llegado el término de 545 días en situación de baja médica el INSS deberá proceder a valorar de nuevo tu estado de salud.

Una vez valorado, podrán darse nuevamente tres situaciones distintas:

  • Declaración de incapacidad permanente.
  • Declaración de alta médica.
  • Nueva prórroga de tu baja médica hasta un máximo de 6 meses más hasta llegar a los 2 años.

Recaídas en el estado de Incapacidad Temporal

La recaída es aquella situación en que después de tener el alta médica recaes en situación de baja médica por los mismos motivos que tenías en el estado de baja médica inicial y dentro de los 6 meses desde la fecha en que se te dio el alta médica. 

Incapacidad permanente

Los tipos de incapacidad permanente son:

Incapacidad Permanente Parcial (IPP): Es aquella que no llega al grado de incapacidad permanente total, causando al trabajador una incapacidad que no será inferior al 33% de su capacidad laboral para llevar a cabo las tareas normales relativas a su profesión, y sin incapacitarle para el ejercicio de ésta.

La pensión por incapacidad permanente parcial consiste en una indemnización a tanto alzado de 24 mensualidades de la base reguladora. Se trata de una prestación que es compatible con el trabajo por cuenta propia o por cuenta ajena.

Podría definirse como aquella situación en la que las patologías y lesiones que afectan al trabajador le ocasionan una disminución no inferior al 33 % en su rendimiento normal para su profesión habitual.

Se diferencia de la incapacidad permanente total, pues mientras el grado de total implica que el trabajador no puede desarrollar las tareas esenciales o fundamentales de su trabajo, en la parcial sí puede desarrollarlas pero le afecta en su rendimiento normal.

Incapacidad Permanente Total (IPT): Es aquella incapacidad que inhabilita al trabajador para el desarrollo de todas o de las principales tareas relativas a su profesión, siempre que pueda dedicarse a otra distinta.

Con carácter general, la prestación económica por invalidez permanente total consiste en el 55% de la base reguladora correspondiente. Sin embargo existe también la incapacidad permanente total cualificada.

La prestación derivada de invalidez total es compatible con el salario que pueda percibir el trabajador en la misma empresa dónde trabajaba, o en otros centros o trabajos, siempre y cuando realice un trabajo distinto a aquel por el que le han concedido la incapacidad laboral en grado de total o que no suponga los esfuerzos y requerimientos que suponía aquél por el que le concedieron la invalidez. Esta pensión es incompatible con la prestación de jubilación.

Para que el interesado pueda beneficiarse de esta prestación es necesario que no haya alcanzado la edad de jubilación, que esté afiliado y en situación de alta o asimilada al alta e incluido en el Régimen General de la Seguridad Social.

Incapacidad Permanente Absoluta (IPA): Es el tipo de incapacidad que inhabilita al trabajador para todo tipo de trabajo.

Se define la incapacidad permanente absoluta como aquélla prestación a la que tiene derecho aquél trabajador que no puede realizar ni las tareas esenciales de su profesión habitual, ni las de cualquier otra. Es decir, el trabajador se encuentra impedido para realizar cualquier profesión u oficio.

La prestación económica por la invalidez absoluta consiste en una pensión 100% de la base reguladora.

Gran invalidez (GI): Dentro de los grados de incapacidad permanente, se trata del trabajador que se encuentra en una situación de incapacidad permanente, y que a consecuencia de esto sufre de pérdidas anatómicas o funcionales, y por lo tanto, necesita la asistencia de otra persona y no puede valerse por sí mismo.

Tienen derecho a la pensión de gran invalidez aquellas personas que requieren la asistencia de una tercera persona para realizar las actividades o actos más elementales y esenciales de su vida diaria.

El Tribunal Supremo ha venido definiendo el concepto de “acto esencial para la vida como aquél que se encamina a la satisfacción de una necesidad primaria e ineludible para poder fisiológicamente subsistir o para ejecutar aquellos actos indispensables en la guarda de la dignidad, higiene y demás que corresponde a la humana convivencia.” (TS 15 junio 1985)

La cuantía de la incapacidad por gran invalidez consiste en aproximadamente el 150% de la base reguladora, aunque requiere de un cálculo específico.

Profesionales con más de 25 años de experiencia

Profesionales con más de 25 años de experiencia

    CONTACTE CON NOSOTROS
    1ª CONSULTA GRATUITA



        CONTACTE CON NOSOTROS
        1ª CONSULTA GRATUITA