SABEMOS QUE NO ES UN BUEN MOMENTO

Pero que eso no le impida hacer las cosas bien.

 

Póngase en contacto con nosotros

y le asesoramos sin ningún compromiso 

  • Procedimientos de divorcio y separación
    • De mutuo acuerdo
    • Contencioso
    • Express
  • Guardia y custodia de los hijos
  • Pensión de alimentos para los hijos
  • Pensión compensatoria
  • Uso y disfrute de la vivienda
  • Régimen de visitas y vacaciones
  • Gastos extraordinarios
  • Modificación de medidas
  • Impago de pensión de alimentos
  • Ejecución de sentencias
  • Disolución y liquidación de la sociedad de gananciales   

En JUAN CALVO ABOGADOS somos especialistas en procedimientos matrimoniales. Llevamos desde 1.992 ayudando a que, si llega este momento en un matrimonio, los hijos sean los menos perjudicados y que se cumplan los acuerdos adoptados tanto en vía amistosa como judicial. 

EL DIVORCIO

El divorcio es una de las formas mediante las que puede disolverse el vínculo matrimonial. De esta forma, los cónyuges tienen la posibilidad de, si lo desean, volver a casarse por la vía civil. La única condición que establece la ley para poder ejecutar dicha disolución es que hayan transcurrido tres meses o más desde el momento en que se produjo la unión matrimonial.

En la actualidad no es necesario alegar causa alguna para poder divorciarse sino que con el mero deseo de uno de los cónyuges es suficiente.

Con el divorcio ambas partes pierden los derechos y obligaciones que se generaron al contraer matrimonio como la pensión de viudedad, derecho sucesorio, obligación de prestar alimento, etc.

LA SEPARACIÓN

La diferencia existente entre divorcio y separación es que, en el caso de la separación, únicamente se produce una suspensión de la vida en común que mantenían los cónyuges, no la total disolución del vínculo que une a ambos.

Tanto para el divorcio como para la separación se exigen los mismos requisitos legales y procedimentales.

Aspectos del proceso

El divorcio, puede ser solicitado por:

  • Ambos cónyuges de mutuo acuerdo
  • Por uno de ellos con el consentimiento del otro.
  • Por uno sólo de los cónyuges de forma contenciosa.

El divorcio de mutuo acuerdo

En el divorcio de mutuo acuerdo habrá de presentarse debidamente firmado por ambos cónyuges un convenio regulador que establezca la forma en que se van a regular desde el divorcio aspectos tan importantes como:

  • La designación de la patria potestad.
  • La guardia y custodia de los hijos comunes
  • El uso de la vivienda familiar
  • La pensión de alimentos para los hijos
  • El régimen de visitas
  • La pensión compensatoria, si procede
  • Pago de los gastos extraordinarios como, por ejemplo, la hipoteca
  • Liquidación de la sociedad legal de gananciales y sus bienes
  • Etc.

En los procedimientos de divorcio de mutuo acuerdo el convenio regulador es imprescindible acompañarlo junto con la demanda de divorcio.

En el caso de divorcio contencioso o solicitud de nulidad será el Juez quien establezca en sentencia todas las normas que regularán la relación entre los cónyuges una vez disuelto el matrimonio.

El procedimiento del divorcio de mutuo acuerdo dará comienzo mediante la presentación, ante el Juzgado de Primera Instancia del lugar del último domicilio conyugal, o el del domicilio de cualquiera de los cónyuges si estos ya vivieran separados, de una demanda de divorcio firmada por ambos cónyuges o por uno de ellos con el consentimiento del otro.

Esa demanda será acompañada por una serie de documentos como el certificado de matrimonio, libro de familia, etc.

Los cónyuges deberán comparecer por medio de Abogado y Procurador, pudiendo ser el mismo para ambos.

Los cónyuges serán citados para que, por separado, ratifiquen su deseo de divorciarse ante el Juez y su conformidad con lo reflejado en el Convenio.

Si los cónyuges no se ratifican en su deseo de divorciarse: El Juez acordará el archivo del asunto, aunque los cónyuges podrán reiniciar el proceso de divorcio por la vía contenciosa.

Si los cónyuges se ratifican en su deseo de divorciarse: El Juez examinará si el convenio regulador propuesto por los mismos es ajustado a derecho.

En caso de haber hijos menores de edad también intervendrá el Ministerio Fiscal en defensa de los intereses de los menores. Si el Juez no aprueba el convenio presentado (en todo o en parte), concederá a los cónyuges un plazo de diez días para proponer un nuevo convenio, limitado, en su caso, a los puntos que no hayan sido aprobados.

Presentada la nueva propuesta o transcurrido el plazo concedido sin hacerlo el Juez resolverá lo que estime oportuno, atendiendo siempre al interés familiar.

Sin más trámites, el Juez dictará sentencia que, si se han cumplido los requisitos legales señalados, deberá conceder el divorcio, produciéndose, desde ese momento los efectos del mismo.

Los cónyuges podrán recurrir tanto la sentencia que deniegue la separación o divorcio como el auto que acuerde alguna medida que se aparte de los términos del convenio propuesto.

La sentencia o el auto que apruebe en su totalidad la propuesta de convenio, sólo podrán ser recurridos por el Ministerio Fiscal, y en interés de los hijos.

El divorcio contencioso

La demanda de divorcio será presentada por uno de los cónyuges. Junto con la Demanda se presentará el proyecto de medidas o efectos del divorcio que propone el cónyuge demandante.

Antes de la presentación de la demanda de divorcio se pueden solicitar del Juez la adopción de una serie de medidas provisionales que rijan hasta que se dicte sentencia de divorcio.

Una vez presentada la demanda de divorcio por uno de los cónyuges se celebrará una vista ante el Juez a la que deberán acudir obligatoriamente ambos cónyuges; de lo contrario se considerarán admitidos los hechos alegados por la parte que comparezca. Ambos cónyuges deberán ir acompañados por sus respectivos Abogados y Procuradores.

En el mismo acto de la vista se practicarán las pruebas propuestas, y admitidas, para acreditar los hechos que alegan los cónyuges. En caso de no poder practicarlas en el momento de la vista, esas pruebas se practicarán en un momento posterior señalado por el Juez, siempre dentro de los treinta días siguientes.

Si hay hijos menores de edad, el Juez recabará un informe del Ministerio Fiscal.

De forma posterior a la práctica de la prueba, se tendrá por concluida la vista y se dictará sentencia acordando o no el divorcio y, en el primer caso, estableciendo los efectos que el divorcio produce (guarda y custodia de hijos, régimen de visitas, pensión, vivienda).

La sentencia del Juez se podrá recurrir en apelación.

LIQUIDACIÓN DEL RÉGIMEN ECONÓMICO MATRIMONIAL

La sentencia firme de separación, nulidad o divorcio produce la disolución del régimen económico matrimonial. Una vez disuelto el régimen económico habrá que proceder a su liquidación. Esta liquidación puede realizarse por dos vías:

  • De mutuo acuerdo: normalmente en el propio convenio regulador.
  • Mediante un procedimiento judicial. En caso de no llegar a un acuerdo hay que proceder a liquidar el régimen matrimonial a través de un procedimiento judicial.

Una vez admitida la demanda, los pasos para llegar a la liquidación serían los siguientes:

Cualquiera de los cónyuges podrá solicitar que se realice un inventario de los bienes y deudas de la sociedad de gananciales. Tal solicitud deberá acompañarse de una propuesta en la que deberán constar las diferentes partidas.

Posteriormente, se fijará día y hora para la formación del inventario. Si se producen controversias entre los cónyuges sobre la formación del inventario, se realizará una vista ante el Juez para intentar aclarar los extremos y, finalmente, el Juez dictará sentencia aprobando el inventario y estableciendo lo que proceda sobre la administración y disposición de los bienes incluidos en el inventario.

Una vez concluido el inventario, ya sea por acuerdo entre los cónyuges, ya sea por la resolución judicial dictada, y siendo firme la resolución que declare disuelto el régimen económico matrimonial, los cónyuges presentarán una propuesta de liquidación que incluya la satisfacción de las deudas que, en su caso, tuviese la sociedad de gananciales con cada uno de los cónyuges.

Una vez admitida la solicitud de liquidación, se citará a los cónyuges para que lleguen a un acuerdo sobre el reparto. Si uno de los cónyuges no comparece sin justificación se entenderá que está conforme con la propuesta de liquidación que efectúe el cónyuge que haya comparecido.

Si no llegan a un acuerdo, se nombrará un contador. También, y por los mismos procedimientos se procederá, si fuera necesario, al nombramiento de peritos, nunca más de uno para cada clase de bienes, para que procedan a tasarlos.

El contador deberá presentar un escrito en el que consten los bienes que forman parte del inventario con la valoración de los mismos y su división y adjudicación. Las partes podrán aceptarlo u oponerse siendo citados entonces nuevamente ante el Juez para bien alcanzar un acuerdo bien practicar la prueba necesaria dictándose posteriormente sentencia por el Juez adjudicándose la propiedad y posesión de los bienes que se estimen a cada cónyuge para su posterior inscripción en los registros que correspondan.

En JUAN CALVO ABOGADOS llevamos años trabajando en Derecho de Familia.

Déjese aconsejar por los que sabemos

 

En JUAN CALVO ABOGADOS llevamos años trabajando en Derecho de Familia.

Déjese aconsejar por los que sabemos

 

 

Profesionales con más de 25 años de experiencia

 

 

 

 

    CONTACTE CON NOSOTROS
    1ª CONSULTA GRATUITA


     

     

     

     

     


       

       

       

        CONTACTE CON NOSOTROS
        1ª CONSULTA GRATUITA