¿TE HAN SANCIONADO?

¿NO TE CONCEDEN UN PERMISO?

¿PROBLEMAS EN EL CENTRO PENITENCIARIO?

 

Nosotros nos ocupamos de 

todos los escritos y recursos

 

Ponte en contacto con nosotros

y te asesoramos sin ningún compromiso

 

  • Expedientes disciplinarios
  • Principios generales aplicables
  • Faltas y sanciones disciplinarias
  • Procedimiento sancionador
  • Recursos
  • Permisos ordinarios
  • Permisos extraordinarios  

PRINCIPIOS DE APLICACIÓN

El régimen disciplinario lo integran las normas dictadas para mantener la convivencia pacífica en los centros penitenciarios. La transgresión de estas normas dará lugar a una infracción disciplinaria con la consiguiente imposición de la sanción correspondiente. 

El ámbito de aplicación será los internos que se hallen en el interior de los centros penitenciarios excluyéndose a los que se encuentren en el exterior por conducción, excarcelación o permiso.

Principio de legalidad

El mismo exige que tanto el presupuesto como la consecuencia de una infracción estén contemplados en una ley, a fin de que los internos puedan conocer, con anterioridad, qué conductas son constitutivas de infracción y qué sanción llevan aparejada, de manera que quede garantizada la seguridad jurídica.

Principio de culpabilidad

El RP de 1996, menciona los criterios a tener en cuenta para seleccionar la clase y duración de las sanciones, así considera como tales, la naturaleza de la infracción, la gravedad de los daños y perjuicios ocasionados, el grado de ejecución de los hechos, la culpabilidad de los responsables, el grado de participación en aquéllos y demás circunstancias concurrentes.

Principio de proporcionalidad

Este principio exige acudir a la sanción cuando sea necesario e imprescindible para la tutela del orden violado y siempre con la gravedad correspondiente a la entidad de los hechos ilícitos. Para determinar la proporcionalidad de la sanción a imponer, se tendrá en cuenta no sólo los daños y perjuicios causados, sino también, el grado de ejecución alcanzado en los hechos y el grado de participación del interno en los mismos.

Principio ne bis in idem

Este principio, desde el punto de vista material significa que nadie debe ser sancionado dos veces por la misma infracción, no obstante, en el ámbito penitenciario, muchas de las conductas constitutivas de infracción disciplinaria, pueden a la vez, ser constitutivas de delito, pudiendo dar lugar a la posible vulneración de dicho principio, que prohíbe la doble incriminación, en este caso, la administrativa y la penal. 

Según reiterada doctrina del TC, de cada hecho ilícito solo puede derivar una sanción cuando hay identidad de sujeto, hecho y fundamento jurídico . Por ello, para que de una sola conducta pueda derivar responsabilidad penal y disciplinaria, por abarcar la conducta ambos tipos de infracción, deben haber sido vulnerados distintos bienes jurídicos, de tal forma que sea posible la doble sanción, en otro caso se vulneraría el principio ne bis in idem. 

De tal forma que si un recluso en su actuación comete un delito y, a su vez, dicha conducta es constitutiva de infracción disciplinaria, no podrá dar lugar de forma conjunta a la imposición de una sanción penal y otra disciplinaria, salvo que con esa única conducta sean dos los bienes jurídicos vulnerados y por tanto haya un doble fundamento.

Garantías procesales previstas en el artículo 24,2 de la CE

Conforme doctrina reiterada del TC, las garantías procesales previstas en el artículo 24,2 de la CE son aplicables a los procedimientos administrativos sancionadores al igual que rigen en el proceso penal, así, el derecho a la tutela judicial efectiva, a ser informado de la acusación formulada en contra del interno, utilización de los medios pertinentes de prueba para su defensa, a la presunción de inocencia, a la asistencia jurídica, si bien, este último derecho lo es limitado toda vez que la intervención letrada en el procedimiento sancionador es potestativa y se limita a redactar el pliego de descargos, según previene el artículo 242,2,i) del RP de 1996, sin que se permita la presencia física del Letrado en la Comisión Disciplinaria. 

FALTAS Y SANCIONES DISCIPLINARIAS

Las faltas se hallan recogidas en los artículos 108 a 111 del RP de 1981, enumerando respectivamente las faltas muy graves, graves y leves. Entre las faltas muy graves se encuentran las de:

    • Participar en motines, plantes o desórdenes colectivos, o instigar a los mismos, si éstos se hubieran producido.
    • Agredir, amenazar o coaccionar a cualesquiera personas dentro del establecimiento o a las autoridades o funcionarios judiciales o de instituciones penitenciarias, tanto dentro como fuera del establecimiento si el interno hubiera salido con causa justificada durante su internamiento y aquéllos se hallaren en el ejercicio de sus cargos o con ocasión de ellos.
    • Agredir o hacer objeto de coacción grave a otros internos.
    • La resistencia activa y grave al cumplimiento de las órdenes recibidas de autoridad o funcionario en ejercicio legítimo de sus atribuciones.
    • Intentar, facilitar o favorecer la evasión.

Las sanciones disciplinarias se hallan recogidas en el artículo 42 de la LOGP:

    • Aislamiento en celda, que no podrá exceder de catorce días.
    • Aislamiento de hasta siete fines de semana.
    • Privación de permisos de salida por un tiempo que no podrá ser superior a dos meses.
    • Limitación de las comunicaciones orales al mínimo de tiempo previsto reglamentariamente, durante un mes como máximo.
    • Privación de paseos y actos recreativos comunes, en cuanto sea compatible con la salud física y mental, hasta un mes como máximo.
    • Amonestación.

En relación a la sanción de privación de permisos de salida, puede resultar de aplicación desigual ya que no todos los internos pueden disfrutar de ellos y además sólo cabe ser aplicada a los permisos de salida ordinarios y no a toda salida del establecimiento. 

En cuanto a la limitación de las comunicaciones orales, en el Derecho Penitenciario Europeo se indica que no se puede prohibir totalmente los contactos con la familia. 

Respecto a la privación de paseos y actos recreativos, debe cumplirse en la celda del interno, suprimiendo únicamente los actos recreativos o de ocio sin extenderse a las demás actividades programadas como puedan ser las actividades laborales o deportivas. 

    CONTACTE CON NOSOTROS
    1ª CONSULTA GRATUITA


    Por último, en cuanto a la sanción de aislamiento en celda, dada la importante restricción de derechos del interno que la misma conlleva, siendo la sanción más grave con que cuenta el régimen disciplinario penitenciario, debe aplicarse dentro de unos parámetros, restringiendo su aplicación a aquellos casos en los que se manifieste una evidente agresividad o violencia por parte del interno o cuando éste altere la normal convivencia del centro de forma reiterada y grave. 

    Esta sanción se halla recogida en el artículo 43 de la LOGP y se desarrolla en el artículo 254 del RP de 1996, disponiendo que dicho aislamiento se llevará a efecto en la misma celda o compartimento que habitualmente ocupe el interno y, en el supuesto de que lo comparta con otros, o por su propia seguridad, o por el buen orden del establecimiento, pasará a uno individual de semejantes medidas y condiciones. 

    Por tanto, quedan prohibidas las celdas de castigo. Para el cumplimiento de esta sanción es preciso informe del médico del establecimiento, quien vigilará diariamente al interno, informando al Director sobre su salud física y mental y, en su caso, de la necesidad de suspender o modificar la sanción impuesta. Igualmente, en los casos de enfermedad del interno sancionado y siempre que las circunstancias lo aconsejen, se suspenderá la efectividad de la sanción de aislamiento en celda hasta que el interno sea dado de alta o el correspondiente órgano colegiado lo estime oportuno, respectivamente. 

    Esta sanción no se aplicará a las mujeres gestantes, a las madres hasta los seis meses posteriores al parto, a las mujeres lactantes y a las que tienen sus hijos consigo. 

    El recluso internado en celda disfrutará de dos horas diarias de paseo en solitario y, durante el cumplimiento de la sanción, no podrá recibir paquetes del exterior ni adquirir productos del Economato, salvo los autorizados expresamente por el Director. 

    Esta sanción, tiene un límite de duración de catorce días, si bien, el mismo puede incrementarse en “la mitad de su máximo” para el caso de repetición de la infracción y, en caso de concurrencia de varias sanciones de aislamiento correspondientes a diversas infracciones, el límite máximo no podrá exceder del triplo del tiempo correspondiente a la sanción más grave, ni en ningún caso, de cuarenta y dos días. 

    En lo referente a la correlación entre infracciones y sanciones, según el RP de 1996, la posible sanción a imponer viene determinada en función de la gravedad de la infracción:

    • Por la comisión de faltas muy graves tipificadas en el artículo 108 del RP de 1981, podrá imponerse la sanción de aislamiento en celda de seis a catorce días de duración, siempre y cuando se haya manifestado una evidente agresividad o violencia por parte del interno o cuando éste reiterada y gravemente altere la normal convivencia del Centro y también la sanción de aislamiento de hasta siete fines de semana.
    • Por la comisión de faltas graves tipificadas en el artículo 109 del RP de 1981, puede imponerse la sanción de aislamiento en celda de lunes a viernes por tiempo igual o inferior a cinco días, siempre que, igualmente, se haya manifestado una evidente agresividad o violencia por parte del interno o cuando éste reiterada o gravemente altere la normal convivencia del Centro.
    • Las restantes faltas graves se sancionarán con la prohibición de permisos de salida por tiempo igual o inferior a dos meses, limitación de las comunicaciones orales al mínimo tiempo previsto reglamentariamente durante un mes como máximo o privación de paseos y actos recreativos comunes desde tres días hasta un mes como máximo.
    • Las faltas leves tipificadas en el artículo 110 del RP de 1981, solo podrán corregirse con privación de paseos y actos recreativos comunes de hasta tres días de duración y con amonestación.

    Profesionales con más de 25 años de experiencia

    PROCEDIMIENTO SANCIONADOR

    1. Inicio

    El Director del Establecimiento, cuando aprecie indicios de conductas que pueden dar lugar a responsabilidad disciplinaria, acordará de oficio y motivadamente la iniciación del procedimiento sancionador:

    • Por propia iniciativa, cuando tenga conocimiento de la posible existencia de infracción disciplinaria a través de parte de funcionario informado por el Jefe de Servicios o por cualquier otro medio.
    • Por petición razonada realizada por otro órgano administrativo que no sea superior jerárquico.
    • Como consecuencia de orden emitida por órgano administrativo superior jerárquico.
    • Por denuncia escrita de persona identificada que exponga el relato de hechos susceptibles de constituir infracción, fecha de comisión y datos que permitan identificar a los presuntos responsables.

    Para el esclarecimiento de los hechos, el Director puede acordar la apertura de una información previa que se practicará por un funcionario del Establecimiento designado por el Director. Esta información previa se llevará siempre a efecto cuando sea un interno quien formule denuncia de hechos susceptibles de sanción disciplinaria.

    2. Instrucción

    El Director nombrará instructor a un funcionario, excluyendo al que haya realizado la información previa y a los que puedan estar implicados en los hechos. 

    El instructor nombrado formará un pliego de cargos dirigido al interno cuya conducta pueda ser constitutiva de infracción disciplinaria y en el que constará:

    • la identificación del interno imputado.
    • la forma de iniciación del procedimiento.
    • el número de identificación del instructor y puesto de trabajo que ocupa.
    • órgano competente para resolver el expediente y norma que le atribuye dicha competencia.
    • relación circunstanciada de los hechos imputados.
    • calificación jurídica de los hechos y la posible sanción a imponer.
    • medidas cautelares que en su caso se hayan acordado.
    • indicación de que el interno dispone de tres días hábiles desde el momento de su recepción (del pliego de cargos) para realizar, a su vez, pliego de descargos por escrito o para realizar las alegaciones que estime pertinentes ante el instructor del expediente, proponiendo las pruebas que estime por conveniente en su defensa.
    • indicación de que el interno puede asesorarse por letrado, funcionario o de cualquier otra persona para realizar el pliego de descargos.
    • indicación de que el interno extranjero que desconozca el castellano puede contar con un intérprete que sea un funcionario u otro interno.
    • fecha y firma del instructor del expediente.

    3. Tramitación

    Una vez cursada la notificación del pliego de cargos, en los diez días siguientes a la presentación del pliego de descargos o a la formalización verbal de alegaciones, se practicarán las pruebas propuestas y declaradas pertinentes, por parte del interno y del instructor. 

    Terminada la instrucción del expediente, el interno dispone de diez días más para presentar la documentación oportuna y a continuación el instructor eleva una propuesta de resolución a la Comisión Disciplinaria. 

    Según el criterio adoptado por los jueces de vigilancia, “la infracción de normas del procedimiento por la Comisión Disciplinaria determinará la nulidad de actuaciones y el expediente deberá ser retrotraído al lugar y tiempo en que se cometió la infracción, siempre que hubiese podido producir indefensión”.

    4. Resolución

    La Comisión Disciplinaria, tras escuchar las alegaciones verbales que pudiera formular el interno, será la encargada de declarar la no existencia de infracción o impondrá motivadamente la sanción correspondiente a los hechos declarados probados. 

    El acuerdo deberá dictarse en el plazo máximo de tres meses desde la iniciación del procedimiento disciplinario y deberá contener:

    • el lugar y fecha del acuerdo
    • el órgano que lo adopta
    • el número de expediente disciplinario
    • un breve resumen del procedimiento seguido
    • relación circunstanciada de los hechos imputados al interno que no pueden ser distintos de los reseñados en el pliego de cargos
    • precepto normativo en el que se incluya la falta cometida
    • la sanción correspondiente

    5. Procedimiento abreviado

    Se utiliza solo para el caso de faltas leves, con la finalidad de reducir trámites, debe estar resuelto en el plazo de un mes desde la iniciación del expediente sancionador. 

    En estos supuestos, el parte del funcionario opera como pliego de cargos que se notifica al interno y se le concede un plazo de diez días para realizar alegaciones y proponer las pruebas que estime oportunas, dictando resolución el Director

    6. Ejecución

    Los acuerdos sancionadores no serán ejecutivos en tanto no haya sido resuelto el recurso interpuesto por el interno ante el Juez de Vigilancia o, en caso de no haberse interpuesto, hasta que transcurra el plazo para su impugnación, si bien, cuando se trate de actos de indisciplina grave y la Comisión Disciplinaria considere que el cumplimiento de la sanción no puede demorarse, las sanciones impuestas deberán ser ejecutadas inmediatamente siempre que se hallen dentro de los supuestos recogidos en las seis primeras faltas recogidas en el artículo 108 del RP de 1981. 

    Contra el acuerdo de ejecución inmediata de la sanción, el interno podrá acudir en vía de queja ante el juzgado de vigilancia penitenciaria, con independencia de la tramitación del recurso interpuesto que tendrá carácter urgente y preferente cuando la sanción de ejecución inmediata impuesta sea la de aislamiento en celda, en cuyo caso, debe notificarse de forma inmediata al juez de vigilancia. Las sanciones de aislamiento en celda superiores a catorce días de duración han de ser autorizadas por el Juez de Vigilancia, con lo cual, hasta que no se dé esa aprobación no se pueden ejecutar. 

    De otra parte, para evitar perjuicios al interno sancionado, si la sanción cumplida inmediatamente es anulada por el Juez de Vigilancia se puede abonar el tiempo cumplido indebidamente al cumplimiento de otras sanciones posteriores, siempre que sean conductas anteriores a las sancionadas de forma errónea.

    7. Recursos

    Contra el acuerdo sancionador de la Comisión Disciplinaria el interno puede interponer recurso de alzada ante el Juez de Vigilancia, de forma verbal en el momento de la notificación o por escrito en el plazo de cinco días hábiles siguientes y, en el supuesto de ser desestimado el mismo, el interno puede interponer recurso de reforma ante el mismo órgano, sin que quepan más recursos, si bien, en el supuesto de sanción de aislamiento en celda de más de catorce días, cabe apelación.

    La interposición de recurso contra resoluciones sancionadoras suspenderá la efectividad de la sanción, salvo cuando por tratarse de un acto de indisciplina grave la corrección no pueda demorarse. Los recursos contra resoluciones que impongan la sanción de aislamiento en celda serán de tramitación urgente y preferente. El auto de contestación del recurso ha de ser siempre motivado.

    PERMISOS DE SALIDA

    Son los permisos de salida una de las instituciones del Derecho penitenciario que más han evolucionado en los últimos años. Claves en el tratamiento de los reclusos y dirigidos, por mandato constitucional, a la reeducación y reinserción social, es común opinión jurisprudencial que es un principio básico de los mismos su contribución al tratamiento del interno, lo que excluye que puedan fundamentarse como meros beneficios de buen comportamiento en prisión.

    Permisos ordinarios

    Los permisos de salida ordinarios son concebidos en la legislación penitenciaria como un instrumento idóneo para la preparación a la vida en libertad. Facilitan la reinserción, reducen los efectos negativos del encarcelamiento prolongado, y favorecen los vínculos familiares y sociales. Son, por tanto, un elemento esencial del tratamiento penitenciario.

    Los internos clasificados en 2º grado pueden llegar a disfrutar de un total de 36 días al año y los clasificados en 3º grado de 48, siendo 7 días el tope máximo de duración de cada permiso.

    Requisitos

    Para su concesión, el interno ha de reunir una serie de requisitos objetivos y subjetivos.

    De carácter objetivo:

    • Estar clasificado en 2º o 3º grado de tratamiento
    • Tener la cuarta parte de la condena cumplida.
    • No observar mala conducta.
    • Informe preceptivo del Equipo Técnico (no vinculante).

    De carácter subjetivo:

    • Que no resulte probable el quebrantamiento de condena.
    • Que no sea previsible la comisión de nuevos delitos.
    • ue el permiso pueda tener una repercusión negativa en el programa individualizado de tratamiento.

    Procedimiento de concesión:

    La concesión de los permisos ordinarios, previa solicitud por parte del interno, requiere de la valoración, por el Equipo Técnico, de los requisitos objetivos y subjetivos ya mencionados, así como su valoración de la evolución y pronóstico de cada persona solicitante.

    Con este informe, es la Junta de Tratamiento la que acuerda la concesión del mismo, que de ser en positivo requerirá de al menos una de las siguientes autorizaciones:

    • Autorización del Centro Directivo, para penados en tercer grado, y penados en segundo grado con permisos de hasta dos días.
    • Autorización del Juez de Vigilancia Penitenciaria para penados en segundo grado con permisos de más de dos días

    Tras el disfrute de cada permiso, el Equipo Técnico realiza un estudio y seguimiento de los resultados derivados del mismo.

    Controles y medidas de apoyo

    Dado que todos los permisos conllevan, en mayor o menor medida, un cierto riesgo de que no llegue a alcanzarse la finalidad resocializadora pretendida, para cada permiso y cada interno o interna se pueden establecer, por parte de la Junta de Tratamiento, condiciones, controles, y/o medidas de apoyo, para su cumplimiento durante el disfrute de los permisos.

    Estas medidas son especialmente relevantes durante los primeros permisos.

    Algunas medidas son:

    • presentación en comisaría
    • el acompañamiento por un familiar
    • los contactos telefónicos
    • la prohibición de visitar determinados lugares
    • la realización de analíticas sobre consumo de drogas o alcohol.

    Permisos extraordinarios

    Regulación

    Art. 47.1 LOGP: 

    “En caso de fallecimiento o enfermedad grave de los padres, cónyuge, hijos, hermanos y otras personas íntimamente vinculadas con los internos, alumbramiento de la esposa, así como por importantes y comprobados motivos, con las medidas de seguridad adecuadas, se concederán permisos de salida, salvo que concurran circunstancias excepcionales”.

    Art. 155 Reglamento Penitenciario:

      1. En caso de fallecimiento o enfermedad grave de los padres, cónyuge, hijos, hermanos y otras personas íntimamente vinculadas con los internos o de alumbramiento de la esposa o persona con la que el recluso se halle ligado por similar relación de afectividad, así como por importantes y comprobados motivos de análoga naturaleza, se concederán, con las medidas de seguridad adecuadas en su caso, permisos de salida extraordinarios, salvo que concurran circunstancias excepcionales que lo impidan.
      2. La duración de cada permiso extraordinario vendrá determinada por su finalidad y no podrá exceder del límite fijado en el artículo anterior para los permisos ordinarios.
      3. Cuando se trate de internos clasificados en primer grado será necesaria la autorización expresa del Juez de Vigilancia.
      4. Se podrán conceder, con las medidas de seguridad adecuadas en su caso y previo informe médico, permisos extraordinarios de salida de hasta doce horas de duración para consulta ambulatoria extrapenitenciaria de los penados clasificados en segundo o tercer grado, así como permisos extraordinarios de hasta dos días de duración cuando los mismos deban ingresar en un hospital extrapenitenciario.
        En este último caso, si el interno tuviera que permanecer ingresado más de dos días, la prolongación del permiso por el tiempo necesario deberá ser autorizada por el Juez de Vigilancia cuando se trate de penados clasificados en segundo grado o por el Centro Directivo para los clasificados en tercer grado.
      5. Los permisos a que se refiere el apartado anterior no estarán sometidos, en general, a control ni custodia del interno cuando se trate de penados clasificados en tercer grado y podrán concederse en régimen de autogobierno para los penados clasificados en segundo grado que disfruten habitualmente de permisos ordinarios de salida”.

    Fundamento

    Motivos humanitarios, permitiendo al interno asistir a circunstancias excepcionales y graves relacionadas con sus familiares más cercanos.

    Requisitos

    Los requisitos para el disfrute de un permiso extraordinario de salida se concretan en la acreditación de las circunstancias que determinan su concesión (parte del hospital en caso de alumbramiento o ingreso por enfermedad grave, por ejemplo), salvo que concurran circunstancias excepcionales que lo impidan, que deberán ser valoradas en cada caso. Procedimiento de concesión.

    DELEGADA: si es urgente concede y autoriza el Director, si no lo es concede la Junta de tratamiento y autoriza el Director.

    NO DELEGADA: Si es urgente, concede el Director y autoriza el Centro Directivo, si el permiso es de hasta dos días de duración o el JVP si es superior a dos días.

    Si no es urgente, concede la Junta de tratamiento y y autoriza el Centro Directivo, si el permiso es de hasta dos días de duración o el JVP si es superior a dos días.

    Delegación en los directores de las competencias en permisos extraordinarios.

    Notas importantes

    • Los internos en primer grado no tendrán pernisos ordinarios al no concurrir en ellos el requisito de buena conducta, pero sí podrán disfrutar de extraordinarios previa autorización, en todo caso, del J.V.P.
    • Los internos penados sin clasificar (ha llegado el testimonio de condena pero aún no han sido estudiados por la Junta de tratamiento), pueden disfrutar de persmisos extraordinarios. El procedimiento es el de los clasificados en segundo grado porque comparten régimen de vida (el ordinario). No se aplica, sin embargo, la delegación de competencias.
    • Los internos en situación mixta (penada y preventiva) no pueden disfrutar de permisos ordinarios de salida , sin perjuicio de los extraordinarios si procediera. En este caso puede el Director concederlos, si reviste carácter urgente y no es posible reunir a la Junta. La autorización conlleva un doble trámite: ante la autoridad de la que dependen (en relación con la causa preventiva) y al J.V.P. o Centro Directivo, respecto de la causa penada.
    • Los internos preventivos pueden disfrutar de permisos extraordinarios si así lo autoriza la autoridad judicial de la que dependan.

    Otras salidas

    Las salidas controladas al exterior tienen un papel fundamental en el sistema penitenciario español para facilitar la reinserción social del interno durante el cumplimiento de su pena. Además de los permisos de carácter ordinario, existen otras opciones de salida con este mismo objetivo.

    Salidas de fin de semana

    Este tipo de salida son unicamente para los penados clasificados en tercer grado, en cualquiera de sus modalidades.

    Son reguladas y concedidas por la Junta de Tratamiento, de manera individualizada para cada interno que se encuentra tercer grado, y su concesión y circunstancias se deciden en función de la modalidad de vida, de la evolución en el tratamiento y de las garantías de control necesarias de cada uno.

    Su horario suele ir de las 16h del viernes a las 8h del lunes.

    Salidas programadas

    Se trata de salidas al exterior para la realización de actividades específicas, con fines culturales, deportivos o de participación en programas educativos o ciudadanos.

    Se dirigen a grupos de internos, que ofrezcan garantías de hacer un uso correcto y adecuado de las mismas, y se realizan bajo supervisión de personal penitenciario o de otras instituciones o entidades, o por voluntarios que habitualmente realizan actividades relacionadas con el tratamiento penitenciario de los internos.

    Estas salidas son propuestas por la Junta de Tratamiento y aprobadas por el Centro Directivo. En algunos casos también requieren la autorización del Juez de Vigilancia Penitenciaria.

    Su duración generalmente no es superior a dos días.

     

     

    Profesionales con más de 25 años de experiencia

     

     

     

     

      CONTACTE CON NOSOTROS
      1ª CONSULTA GRATUITA


       

       

       

       

       


         

         

         

        En JUAN CALVO ABOGADOS le ayudamos para que el tiempo que esté privado de libertad sea el mínimo posible

         

         

        Profesionales con más de 25 años de experiencia

         

         

         

         

          CONTACTE CON NOSOTROS
          1ª CONSULTA GRATUITA


           

           

           

           

           


             

             

             

              CONTACTE CON NOSOTROS
              1ª CONSULTA GRATUITA